martes, 4 de diciembre de 2007

Premio a Feria Tinta es “desafortunado”, dice director de Instituto Interamericano de DDHH

Lima, dic. 04 (ANDINA).- El premio a la requisitoriada por terrorismo Mónica Feria Tinta es "desafortunado" y deja "muy mal parados" a los defensores de derechos humanos en el mundo, manifestó el director ejecutivo del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), Roberto Cuéllar.
"Es un premio que no le hace bien a los Derechos Humanos. Esas cosas hacen que de nuevo vuelven a repetirse las preguntas desafortunadas de que los derechos humanos sólo defienden a delincuentes y cuando se trata de policías que ponen su pecho en la guerra las organizaciones no dicen nada, yo creo que ese premio es desafortunado, francamente", declaró a la agencia Andina.
El representante del IIDH, con sede en Costa Rica, lamentó que la Fundación Gruber no haya considerado los antecedentes de Feria Tinta, que la vinculan con la subversión, y la haya distinguido con el Premio Justicia.
"Hizo muy mal esa fundación, deja muy mal parados a los defensores en Derechos Humanos, es desafortunado y no la hace bien ni al Perú, ni tampoco a la comunidad internacional que aboga por derechos humanos", agregó.
Del mismo modo, dijo que ese premio afecta al Perú, porque es uno de los pocos países donde hay un informe de la Comisión de la Verdad que indica claramente que Sendero Luminoso fue el principal culpable de la violencia terrorista.
"Lo dice el informe más equilibrado, la Comisión de La Verdad, que sin duda puso en primer nivel y por encima del Estado, de las instituciones militares, policiales y otras, a Sendero Luminoso como la causa de violencia abominable y repugnante en la época de terrorismo que causó tantas víctimas y lo dicen claramente pero no se fijan en eso", apuntó.
Sostuvo que tanto en el Corte, la Comisión y el Instituto Interamericano de Derechos Humanos no pueden mediar para que la fundación Gruber retire el premio a Feria Tinta porque escapa a su jurisdicción.
"Hay que ser serios en esto. No se puede hacer nada. Ellos pueden dar premio a quien sea, no sé qué marco jurídico, moral y ético tendrá la fundación para premiar a sus candidatos, si ella no es una activista, ni es una persona que ha mostrado cartas credenciales para trabajar en Derecho Humanos, no sé a que viene el premio", remarcó.
Finalmente, dijo que los Estados tienen la potestad de defender los derechos de los actores estatales (militares) en situaciones de conflicto interno porque las organizaciones internacionales de derechos humanos se encargan de la sociedad civil.
Mónica Feria Tinta se fue del país en 1994, a pesar de encontrarse procesada por la justicia peruana, y denunció al Estado Peruano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por el caso del debelamiento del penal Miguel Castro Castro en 1992.
Actualmente, tiene una orden de captura vigente por un proceso donde la fiscalía ha solicitado 20 años de prisión por su presunta relación con Sendero Luminoso. La detención en su contra fue reiterada en enero de este año por la justicia peruana.
Pese a esos antecedentes, la Fundación Gruber la distinguió con el Premio Justicia y entregó 500 mil dólares, suma que fue dividida entre el juez chileno Carlos Cerda (quien ha procesado a la familia Pinochet) y la magistrada suprema argentina Carmen Argibay.

No hay comentarios.: