martes, 20 de mayo de 2008

Exhuman restos de victimas del “Agente Carrión” en Ayacucho

La 1ª Fiscalía Supraprovincial de Ayacucho, como parte de la investigación que viene llevando a cabo, dispuso para el 19 de mayo la exhumación de los restos de las víctimas del “Agente Carrión”, entre los que se encuentran los miembros de la Familia Solier y el periodista Luís Morales Ortega, todos asesinados en la ciudad de Ayacucho en 1991.

Como se recordará la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), investigó el caso y concluyó que en 1991, Fabio Javier Urquizo, el “Agente Carrión”, y un grupo de agentes del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE) fueron enviados por la DINTE (Dirección de Inteligencia del Ejército) a la ciudad de Ayacucho donde conformaron un destacamento especial de inteligencia. Durante el referido año los miembros del citado destacamento asesinaron alrededor de 15 a 20 personas, entre las victimas se encuentran los miembros de la familia Solier, el periodista Luís Morales Ortega, la ex alcaldesa Leonor Zamora Concha.

Estos execrables hechos se descubrieron a raíz de la detención de Fabio Javier Urquizo (1996), como uno de los responsables del atentado contra canal 13 de Puno (hecho cometido por agentes de inteligencia del Ejército), al realizarse el registro de su domicilio se le encontró una agenda donde narra detalladamente todos lo crímenes que cometió. Se encontró también un oficio de felicitación, “por haber cumplido exitosamente operaciones especiales de inteligencia”, la misma que está firmada por el ex General EP Hugo Martínez Aloja, quien era Jefe del Comando Político Militar de Ayacucho en 1991.

Hechos:
El 13 de julio de 1991, Luis Morales Ortega salió de su domicilio con dirección a su trabajo y, mientras transitaba por la Plaza de Armas de Huamanga fue, interceptado por dos sujetos, intento huir pero los atacantes le dieron el alcance y lo asesinaron. Fueron cinco los disparos que recibió esa mañana.

La testigo principal del asesinato del periodista, Celestina Huallanca Hinostroza, fue asesinada cinco días después del macabro hecho. Ella se encontraba en su casa junto a su esposo, hijo y sobrino, quienes también fueron asesinados con armas de fuego con silenciador, motivo por el cual los vecinos no se dieron cuenta hasta la mañana siguiente. El único sobreviviente, fue el menor de la familia Solier quien no fue visto por los asesinos.

Agradeciendo por su difusión

No hay comentarios.: