jueves, 5 de junio de 2008

Opinión

Enfermedad… en pleno juicio, Alberto Fujimori fue intervenido quirúrgicamente

Fujimori y su dolencia oportuna

Escribe: Gustavo Campos Peralta*


Luego de más de 60 sesiones de audiencia en el caso más importante de los anales judiciales de nuestra historia, se presentó un incidente, que nadie había previsto, pero si había sido manejado por el propio acusado Fujimori, así lo admitió él mismo en las últimas audiencias: “el problema de mi salud lo estuve manejando personalmente”.

Este sería el segundo incidente ajeno al proceso, pero si tiene influencia en el desarrollo del mismo, la salud del ex presidente. No olvidemos que el primero se presentó fue luego del ya famoso ¡¡¡¡soy inocente!!! , una subida de la presión arterial hizo que se suspendiera la audiencia.

Luego de habernos enterado, por boca del propio ex presidente, de la ya conocida leucoplasia y su inminente operación, para extirparla, analizarla y descartar un posible cáncer, se generó todo un debate mediático: unos señalaban que este era un mecanismo para quebrar el proceso, otros sostenían que se quería asesinar al ahora acusado.

Estas dos posturas no se vieron reflejadas en el juicio, pues, la defensa del acusado no solicitó la suspensión de la audiencia, sino que ello fue a recomendación de los médicos que tratan al ex presidente bajo la certificación de los médicos del Instituto de Medicina Legal, cuya imparcialidad ha sido puesta en duda por el ahora acusado, creemos por las declaraciones hechas por el jefe del IML, Dr. Luis Bromley.

Aparentemente, la defensa política del acusado, representada por los fujimoristas en el Congreso, no coordinaron con la defensa legal el tema de la salud del ex presidente; sin embargo, dejando de lado el tema de la salud que es real y existe, preocupa, el manejo que se viene dando al mismo de parte de la defensa política.

Fujimori tiene que ser operado de la leucoplasia, eso está fuera de toda duda, lo que nos preocupa es el manejo que se le viene dando y se le dará a la misma, primero para victimizarlo, “enfermo, recién operado y lo llevan al juicio, que maltrato” ; en segundo lugar, el descanso post operatorio, los médicos consultados, han señalado que se trata de una operación ambulatoria y no demandaría más de dos o tres días de descanso, pero creemos que ese descanso será aprovechado políticamente, pues, es muy seguro que los fujimoristas estarán por los al rededores del hospital para brindarle apoyo a su líder, no en vano se encuentran en Lima, su actual esposa y todos sus hijos. En tercer lugar, seguramente, el post operatorio será o tratará de ser ampliado lo máximo posible, ello con la finalidad de que el acusado no esté presente durante las declaraciones de Hermoza Ríos y Vladimiro Montesinos, ya vimos la incomodidad de Fujimori frente a las declaraciones de Ketin Vidal y las absurdas justificaciones de Salazar Monroe para exculpar al ahora acusado.

Esperamos que la Sala Penal Suprema a cargo del juicio, hasta ahora de impecable actuación, no dejará pasar estas estratagemas, a nuestro criterio de quien viene perdiendo el juicio, últimamente por las declaraciones de los testigos que, supuestamente, le deberían guardar fidelidad, Ketin Vidal, Julio Rolando Salazar Monroe, esperemos que continúen en esa línea Hermoza Ríos y Vladimiro Montesinos por la salud del proceso.

* / Encargado del Área legal de la Comisión de Derechos Humanos (Comisedh) y abogado de la parte civil de las victimas de la masacre de Barrios Altos en el megajuicio a Fujimori.

No hay comentarios.: