jueves, 3 de marzo de 2011

GEORGINA GAMBOA ESPERA JUSTICIA POR MÁS DE VEINTE AÑOS


GEORGINA GAMBOA ESPERA JUSTICIA POR MÁS DE VEINTE AÑOS
Fue víctima de una violación en Ayacucho en 1980 por agentes del Estado. En una sentencia dictada en 1985 se absolvieron a los perpetradores. En 2005, COMISEDH presentó una denuncia ante la Fiscalía Especializada de Ayacucho, que investiga el caso sin resultados hasta la fecha.
EL 24 de diciembre de 1980, integrantes de “Sendero Luminoso” ingresaron violentamente a la Hacienda San Agustín de Ayzarqa (Vilcashuamán - Ayacucho), donde asesinaron al hacendado Benigno Medina del Carpio e hirieron a dos de sus trabajadores.
Ante la denuncia de los familiares del hacendado, los policías realizaron diversas detenciones en busca de los ejecutores del crimen. Y en el camino, detuvieron a Georgina Gamboa García, a su padre, madre y hermano menor. Ella estuvo recluida por tres días y finalmente fue liberada ante las suplicas de su madre por ser la hija mayor que debía cuidar a sus siete hermanos.
La noche del 29 de diciembre, los policías, guiados por Andrés Gutiérrez (esposo de Marina Medida, hija del hacendado fallecido), ingresaron a la casa de Georgina, la detuvieron por segunda vez y la llevaron al puesto policial de Vilcashuamán.
De pronto ingresaron 7 policías, quienes empezaron a interrogarla: “¡Tú tienes que hablar!; ¡tú los has visto!, ¡tú eres terruca!”, le decían. Ante su respuesta negativa, le rompieron la pollera, el fustán y la ropa interior, la ataron las manos y le metieron un pañuelo en la boca. Empezaron a violarla sexualmente. “Uno salía y otro entraba, a veces lo hacían entre dos, inclusive pude sentir que era violada por tres personas. Estaba como muerta. Trataba de huir, pero era violada nuevamente; lloraba y ellos me golpeaban, me decían ‘cállate, cállate no vas a decir nada’, yo ya no podía ver, pues, tenía el rostro cubierto de sangre, mi ropa estaba hecho trizas, de pronto quede como muerta ya nada me dolía; no sentía nada”, recuerda Georgina.
La denuncia y el proceso penal
Georgina permaneció un mes en el puesto policial de Vilcashuamán, luego la trasladaron a la Comisaría de Cangallo resguardada por dos “Sinchis” que la amenazaban para que no denunciara la violación. En Cangallo permaneció un día, luego la condujeron a la cárcel de la ciudad de Ayacucho debido a que la procesaban injustamente por el crimen del hacendado Benigno Medina. El 3 de febrero de 1981 denunció ante el juez que había sido violada sexualmente y estaba embarazada.
Las evidencias respaldaron su denuncia: no sólo esperaba un hijo como resultado de las violaciones sino que dos exámenes clínico ginecológicos establecieron que presentaba defloración de himen con ruptura. Tres meses después, el 13 de mayo de 1981, el juez dispuso que el proceso por delito homicidio, en agravio de Benigno Medina, se ampliara por delito de violación sexual en agravio de Georgina.
El Fiscal Superior de Ayacucho en un dictamen señaló que por la declaración de Georgina (declaración preventiva), los certificados médicos y el alumbramiento de su hija, estaba acreditado el delito de violación sexual. Sin embargo, señaló “que no se ha probado quien o quienes le hayan hecho sufrir cuando ha sido capturada”, por lo que recomendó que el caso se archive. El 11 de enero de 1982, la Sala Superior de Ayacucho aprobó la opinión del Fiscal y archivó el caso. En abril de 1982, el proceso fue remitido a un Tribunal Ad Hoc, con sede en Lima, que fue creado para el juzgamiento de los casos de terrorismo.
El expediente fue enviado a la Fiscalía Provincial Penal de Lima, que denunció por violación sexual al Teniente de la Guardia Civil Jorge Prado Arango y a los policías: Oscar Saldaña Cabanillas, Fidel Santo Espinoza, Carlos Quezada Suarez, Jorge Rocha Ocaña, José Cavero Uribe, Julio Velapatiño García, Carlos Vásquez Manyari, Roberto García Ochoa, Juan Guevara Fernández. El Juez del 6º Juzgado Penal de Lima abrió instrucción en el sentido de la denuncia fiscal. Posteriormente, se amplió el proceso en contra de Juan Grimaldo Pérez Arango y Raúl Muggerza Hernández.
Peso a estos intentos de búsqueda de justicia, el 10 de junio de 1985 se absolvió a todos los acusados por el delito de violación sexual sosteniéndose que no existían elementos probatorios para condenarlos.
La dura gestación
Mientras se encontraba recluida en el penal de Ayacucho, Georgina creía que el hijo que llevaba en su vientre, nacería como un monstruo, que tendría varios ojos, varias cabezas, no quería tenerlo. “Quería matarme, morirme, saltaba para perderlo pero nada”, decía.
Luego de haber recobrado su libertad llegó a Lima con la intención de abortar, pero los médicos no se lo permitieron. El 19 de octubre de 1981, en el Hospital de la Sanidad de las Fuerzas Policiales, dio a luz a su hija Rebeca Ruth. No la quería ver, pero de pronto la tuvo en sus brazos. “De reojo me di cuenta que había nacido bien, era bonita, rosadita y pesaba 04 kilos 200 gramos, me dijeron que ella no tenía la culpa, que era normal; sin embargo, en mi ignorancia pensaba en muchas cosas”, recuerda.
“Quede internada en el hospital por causa de una infección mientras mi hija fue entregada a una familia que deseaba adoptarla, sólo faltaba mi autorización para formalizar la adopción, sin embargo, el día que debía firmar, la abogada me preguntó si estaba de acuerdo, piénsalo bien, si no estas de acuerdo nosotros impediremos que la adopten, entonces decidí criarla y enfrentar lo que se venía”.
El proceso hoy
Luego del informe de la CVR, la Comisión de Derechos Humanos (COMISEDH) y Georgina Gamboa presentaron el 7 de noviembre de 2005 una denuncia penal al Ministerio Público en la ciudad de Ayacucho, por delito de violación sexual como forma de tortura.
Actualmente, la denuncia se encuentra en la Primera Fiscalía Supraprovincial de Ayacucho, investigación Nº 146-2006, que no ha llegado a ninguna conclusión. Se han desarrollado algunas diligencias, pero por ejemplo no se ha tomando la declaración de los efectivos policiales a quienes se les imputa el hecho.
Paralelamente, COMISEDH presentó una petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en mayo de 2007, que aún se encuentra en proceso de calificación. Algunas piezas del proceso ya fueron remitidas en mayo de 2008 pero desde entonces no se tiene respuesta alguna.
Lima, febrero de 2011
COMISION DE DERECHOS HUMANOS
Con el ruego de su difusión
Persona de contacto:
Dr. Gustavo Campos
Celular 996216562
RPM #318693
Central telefónica de COMISEDH: 3305255 / 4233876
para mas información:

No hay comentarios.: